La vida tan hermosa y yo con tantas ganas de ella,

y mis deseos y su desequilibrada lucha con la realidad:

ángel de vida,
me encuentro entre tus brazos

me rindo sin condición

lentamente,

dulcemente.