Rojo fuerte

El mundo es lento. Mientras se mueve, las paredes crujen, como si fueran forzadas a ceder, como si estuvieran enraizadas, y solo pudieran protegerse a través del dolor.