Rojo mórfico

Y podríamos seguir recorriendo mares, avanzando la tierra, devorando noches, pero nada de lo escrito nos revelará otro rostro que el de nuestro propio nombre.